Horario

Lunes - Viernes
9:00 - 20:00

PEDIR CITA

TE LLAMAMOS
SONY DSC

¿Cómo quitar el dolor de ciática?

El dolor de ciática se produce debido a la compresión del nervio ciático causado por una hernia de disco, un espolón óseo o un estrechamiento en la columna vertebral. Este pinzamiento sobre el nervio irradia el dolor a lo largo de su trayecto, desde la parte baja de la espalda atravesando las caderas, glúteos, y finalmente las piernas.

¿En qué consiste el dolor de ciática y qué hacer para aliviarlo?

¿Cómo se produce el dolor de ciática?

El nervio ciático tiene su raíz en la parte inferior de la espalda, a cada lado de la columna vertebral. En su recorrido atraviesa la musculatura de los glúteos, desciende por la parte posterior del muslo y a la altura de las rodillas se divide en dos ramas que llegan hasta los dedos de los pies.

Cuando el nervio ciático se comprime, normalmente a consecuencia de una hernia discal o por un espolón óseo (protuberancia ósea que se forma donde el hueso se une con otro) en la columna, causa un dolor que se irradia a través del recorrido del nervio. Este dolor, generalmente, solo afecta a un lado del cuerpo.

La inflamación del nervio ciático puede producirse por alguna lesión generada por un golpe, malos hábitos posturales, embarazo, obesidad, la edad o por el tipo de profesión.

Cuáles son los síntomas

El dolor de ciática puede percibirse en cualquier tramo a lo largo del trayecto del nervio ciático, desde la parte baja de la espalda, caderas y glúteos, hasta la parte posterior de la pantorrilla.

En cualquier parte del recorrido puede sentirse un dolor leve o agudo, una sensación de ardor, un dolor punzante. En algunos casos puede haber debilidad muscular, sentir hormigueoadormecimiento o entumecimiento, incluso puede manifestarse estas combinaciones en varias partes del recorrido.

Los síntomas pueden ser más intensos al realizar movimientos bruscos como al levantarse de la silla o de la cama, incluso al realizar un esfuerzo físico como levantar algo de peso. También, si se está demasiado tiempo en una misma posición, sentado demasiadas horas o acostado, pueden presentarse algunos de los síntomas descritos.

El dolor del nervio ciático puede llegar a ser muy intenso y durar varios días, por lo que es importante saber prevenirlo o tratarlo de inmediato cuando se presente.

La falta de ejercicio afecta la musculatura encargada de sostener la columna, produciendo su debilitamiento; la columna pierde fuerza y se deforma, lo que provoca los pinzamientos.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunos de los factores de riesgo que pueden producir la ciática son:

Sedentarismo o permanecer sentado durante mucho tiempo: El estilo de vida sedentario o permanecer sentado mucho tiempo son factores que pueden provocar la ciática.

Profesión: Como resultado de coger peso, de permanecer mucho tiempo sentado, por realizar torsiones de espalda con frecuencia, pueden ser factores que incrementen el riesgo de compresión del nervio ciático.

Obesidad: El exceso de peso supone un incremento de carga sobre la columna vertebral pudiendo provocar cambios o deformidades en ella causantes de la ciática.

Edad: Al hacerse mayor la columna vertebral va cambiando, pudiendo aparecer hernias discales, espolones óseos que pueden causar el pinzamiento del nervio.

Es aconsejable tomar ciertas medidas para proteger la espalda y evitar, en lo posible, la aparición de la ciática. Para ello, es fundamental evitar el sedentarismo realizando ejercicios regularmente, mantener un hábito postural adecuado y prestando cuidado al coger peso evitando posturas ergonómicas incorrectas que sobrecarguen la espalda.

Cómo aliviar el dolor de ciática

El dolor de ciática puede aliviarse con algunos pasos simples:

Aplicar calor/frío: Cuando el dolor es muy intenso es recomendable aplicar frío, con una bolsa de hielo, para bajar la inflamación, proporciona un gran alivio. Cuando el dolor es más leve una bolsa de agua caliente, una almohadilla eléctrica o de semillas calientes, ayuda a aliviar el dolor y tiene un efecto antiinflamatorio.

Tomar analgésicos: Los medicamentos analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol, ayudarán a reducir el dolor.

Hacer ejercicios: La falta de actividad física es perjudicial para la espalda y puede agravar los síntomas de la ciática. Hacer ejercicios para fortalecer la musculatura de la columna y realizar estiramientos pueden ayudar a aliviar los dolores. Pero los ejercicios deben realizarse una vez haya pasado el dolor intenso.

Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede ayudar con distintas técnicas para aliviar el dolor de ciática. En su evaluación puede determinar cuál es el método más apropiado para reducir y eliminar los síntomas particulares del paciente.

De esta manera, el fisioterapeuta elabora un tratamiento personalizado adaptado a la causa que provoca el dolor de ciática del paciente. Este tratamiento puede estar basado en masajes y técnicas quiroprácticas para ayudar a alinear la columna, en una rutina de ejercicios específicos para reducir el dolor y para fortalecer la musculatura del tronco, en estiramientos, etc.

Con el tratamiento personalizado que elabora el fisioterapeuta, la mejoría será más rápida, eficaz y segura, ya que, realizar un ejercicio de forma incorrecta puede causar más dolor e incluso, agudizar los síntomas durante más tiempo.

Es importante comentar que, después del reposo inicial para calmar el dolor, es recomendable ir retomando la actividad física poco a poco y no realizar sobreesfuerzos. Pero más importante aún es hacer ejercicio regularmente para evitar el sedentarismo y aumentar la fortaleza de la espalda.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email