Horario

Lunes - Viernes
9:00 - 20:00

PEDIR CITA

TE LLAMAMOS

Solución para lesiones deportivas en Granada

Tratamientos de fisioterapia deportiva

La fisioterapia en las disciplinas deportivas no solamente sirve para recuperar a los deportistas de las lesiones que padecen, sino que a través de planes específicamente diseñados se puede mejorar su condición física tanto para obtener un mejor rendimiento como para prevenir lesiones.

La fisioterapia deportiva permite a los deportistas recuperarse antes y mejor de sus lesiones y prevenir nuevas dolencias.

Solicita tu cita

Para obtener resultados seguros, tu fisioterapeuta debe diseñar ejercicios a partir de tus necesidades.

¿Cómo trata la fisioterapia las molestias en deportistas?

La fisioterapia deportiva mejora el rendimiento de los deportistas a través de rehabilitación tras sufrir una lesión o del fortalecimiento de músculos y articulaciones que prevengan posibles futuras dolencias.

De este modo, la fisioterapia deportiva desarrolla su actividad en tres fases diferentes:

Rehabilitación de las lesiones o molestias: Como esguinces, desgarros musculares, sobrecargas, etc.

Rehabilitación tras operación: A través de la fisioterapia deportiva se diseña un plan de rehabilitación en función de las características de la lesión, del deportista y de sus necesidades particulares. 

Prevención de lesiones: El análisis del deportista y de su disciplina permite detectar posibles mejoras en su rendimiento físico y potenciarlas a través de ejercicios personalizados.

¿De qué manera la fisioterapia previene futuras lesiones?

Muchas lesiones están provocadas por hábitos o gestos involuntarios que dañan nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta. La fisioterapia deportiva puede encontrar los factores que nos pueden llevar a padecer ciertas lesiones y corregirlos para asegurar un buen estado físico y mejorar el rendimiento deportivo.

Hay muchos factores que pueden provocar lesiones o facilitar su aparición: dieta, condición física, equipamiento… La fisioterapia deportiva se encarga de analizar cuáles son las necesidades específicas de cada deportista dentro de su disciplina para optimizar su condición física y evitar que lesiones o pequeñas molestias puedan afectar al rendimiento.

En este sentido, la fisioterapia hace mucho más que aliviar contracturas y sobrecargas. Tu fisioterapeuta puede ayudarte a corregir posturas, optimizar movimientos y fortalecer las zonas musculares que necesita el deportista para desempeñarse lo mejor posible y con el mínimo riesgo.

Para ello, existen tratamientos de rehabilitación y reeducación para que el deportista entienda cómo funciona su cuerpo y cómo necesita que funcione para que su rendimiento sea el óptimo. Esto implica ejercicios de potencia muscular, estiramientos, movimientos, posturas… cada elemento tiene su influencia en el resultado final.

Tratamientos relacionados

Preguntas frecuentes

Generalmente, cuando se produce una recaída de una lesión significa que la dolencia no estaba totalmente curada o que el tratamiento no ha sido el adecuado. En este sentido es importante hacer una correcta rehabilitación y realizar un plan de prevención para fortalecer la zona y evitar una recaída.

Sí. Para ello es necesario hacer un estudio en profundidad de la lesión. No hay dos lesiones iguales ni dos personas iguales, por lo que cada caso es particular y debe ser tratado como tal.

Principalmente, no tener una buena alimentación e hidratación y no realizar correctamente el calentamiento y la relajación en cada sesión. También hay factores como el fortalecimiento de los grupos musculares más importantes que se debe tener en cuenta.

Porque una postura incorrecta para la disciplina en cuestión expone el cuerpo a lesiones. Cada deporte tiene sus particularidades y es importante que el deportista tenga un movimiento y una posición del cuerpo adecuada para cada tipo de acción.

Los desgarros y las roturas fibrilares, junto con los calambres y las contracturas musculares, son las lesiones más frecuentes, ya que se dan prácticamente en cada competición. Los esguinces y las tendinitis también son habituales.

La falta de reposo, no realizar un buen calentamiento, malas posturas para realizar deporte, sobreesfuerzos y el uso de material inadecuado son las causas más habituales de lesiones.

Los entrenadores personales suelen contar con cierto conocimiento de fisioterapia, pero en ningún caso pueden realizar su labor, ya que no cuentan con la formación ni la experiencia necesarias para analizar cada caso concreto y aplicar un plan diseñado específicamente para cada deportista.

La fisioterapia deportiva no solo sirve para curar lesiones o para recuperarse de una operación, sino que también ayuda a los deportistas a conocer mejor su cuerpo y a mejorar su rendimiento a través de ejercicios específicos.

Si el deportista necesita recuperarse a tiempo para una competición, el fisioterapeuta puede diseñar un plan específico que le ayude a preparar su cuerpo para competir en un menor tiempo, siempre dentro de los plazos que marca cada lesión.

La fisioterapia deportiva diseña un plan de ejercicios para fortalecer las partes de tu cuerpo que más exigencia reciben por tu disciplina deportiva, mejorando el estado físico y por consecuencia el rendimiento.