Horario

Lunes - Viernes
9:00 - 20:00

PEDIR CITA

TE LLAMAMOS

Solución para el dolor en la parte baja del abdomen en Granada

Lesiones producidas por problemas en suelo pélvico

El “dolor de pelvis” es una molestia normalmente asociada a las mujeres, pero los hombres también pueden padecerla. Los problemas en la parte baja del abdomen son grandes desconocidos para la gente en muchas ocasiones, por lo que cuando una persona sufre un dolencia en esta zona no tiene claro a qué profesional acudir.

Tu fisioterapeuta estudiará el dolor en tu pelvis y diseñará unos ejercicios para tratarlo

Solicita tu cita

Es habitual que los problemas en la pelvis sean un tabú, cuando en realidad son síntomas tratables.

¿Qué es el dolor pélvico?

El dolor pélvico son molestias intensas que se localizan en la parte baja del abdomen. Aquí se encuentra la pelvis, también denominada suelo pélvico.

Es habitual sentir dolor en esta zona a causa de la debilidad de los músculos o a problemas de tensión. Se trata de dolencias muy molestas que pueden desembocar en problemas más importantes si no se tratan correctamente.

¿A quién afecta este tipo de molestias?

El bienestar de la zona pélvica es esencial para un correcto estado de salud general en el cuerpo. Pese a que es una zona un tanto desconocida y más asociada a las mujeres, al ser una dolencia que aparece normalmente después de ser madre, cualquier persona puede padecer este tipo de problemas.

Hay muchas situaciones que pueden derivar en dolor pélvico, como un post-operatorio o rehabilitaciones por problemas importantes de salud como cáncer de colon o de vejiga, entre otros. Si sientes estas molestias debes ponerte en contacto con tu fisioterapeuta para que te ayude a eliminar la dolencia con un tratamiento personalizado y adaptado a caso específico. 

¿Cuáles son los síntomas del dolor en la pelvis?

Existe una serie de síntomas habituales que apuntan a un problema en el suelo pélvico. Para tratar estos problemas correctamente se debe acudir a un fisioterapeuta especializado que nos pueda dar un diagnóstico completo no solo de la dolencia, sino también de su origen y posibles soluciones. 

Los síntomas más habituales de problemas en el suelo pélvico son:

  • Dolor al ir al baño a orinar o a ir de vientre
  • Sensación de que la vejiga no se ha vaciado del todo
  • Sensación de urgencia para ir al baño
  • Estreñimiento
  • Dolor intenso al estar sentado por mucho tiempo
  • Dolor durante las relaciones sexuales (sea en las fases de estimulación, penetración u orgasmo)
  • Dolor intenso en la zona genital
  • Sensación de pesadez en la parte baja del abdomen

Tratamientos relacionados

Preguntas frecuentes

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Sostiene los órganos pélvicos, como la vejiga, uretra, útero, vagina y recto, en una correcta posición para su funcionamiento normal.

Mantener un suelo pélvico sano y fuerte nos ayuda a proteger los órganos de la zona de posibles problemas que pueden afectar a su funcionamiento y nuestra salud general.

Pérdidas de orina frecuentes, problemas para vaciar la vejiga, falta de control de gases, incontinencia fecal, dolor en las relaciones sexuales, al orinar o al defecar y estreñimiento, entre otros.

Las causas más frecuentes de problemas en el suelo pélvico son el sobrepeso, el desgaste de los músculos, poca actividad física, una operación o la rehabilitación de un problema importante de salud (como tratamientos del cáncer) o la pérdida de la forma del suelo pélvico durante el embarazo.

Un suelo pélvico sano y fuerte permite que los órganos de los sistemas digestivo y reproductor funcionen correctamente.

No. Las mujeres embarazadas son susceptibles a padecer este tipo de problemas, pero estos también afectan a hombres y a mujeres que no han tenido hijos.

Por supuesto. Pese a que muchos hombres lo identifican como un tem tabú, los dolores relacionados con el suelo pélvico también les afectan y deben ser tratados.

Las actividades físicas que implican hacer fuerza con el abdomen, como levantar peso, correr, montar a caballo, etc., afectan a la pelvis y, por tanto, deben evitarse si se padecen problemas relacionados con el suelo pélvico.

Para fortalecer el suelo pélvico, los especialistas recomiendan hacer ejercicios de Kegel. No obstante, como cada caso es diferente, se recomienda acudir al fisioterapeuta para diseñar un plan de ejercicios personalizado.

La fisioterapia que trabaja el suelo pélvico puede ayudar a todo tipo de personas que padezcan estos problemas, pero especialmente a las que se recuperan de una operación o a las mujeres que han tenido hijos.