Horario

Lunes - Viernes
9:00 - 20:00

PEDIR CITA

TE LLAMAMOS

Curar lesiones y dolor de piernas en Granada

Molestias en extremidades inferiores

Las piernas son un elemento esencial de nuestro cuerpo, ya que además de jugar un papel muy activo en prácticamente todas las acciones de nuestro día a día mantienen el equilibrio de todo nuestro cuerpo.

Elimina tus dolores a través de un tratamiento específico

Solicita tu cita

Los ejercicios diseñados a medida de cada paciente son más efectivos.

¿Puedo reducir el tiempo de recuperación de un esguince de tobillo?

Lo más recomendable para recuperar correctamente un tobillo que ha sufrido un esguince es el reposo durante un período determinado de tiempo, pero esto no siempre es posible. El tiempo que se requiere para recuperarse de un esguince varía en función el grado de la lesión.

Los esguinces de grado I son aquellos en los que solamente se produce una distensión de los ligamentos. Esto quiere decir que los ligamentos de la articulación se han estirado en exceso, lo que provoca un dolor intenso e hinchazón del tobillo. En estos casos, lo normal es que el tobillo necesite unos 10 días para recuperarse.

Los esguinces de grado II se dan cuando se produce una rotura parcial de los ligamentos y su tiempo estimado de recuperación es de entre 15 y 20 días. Por último, los esguinces de grado II son aquellos en los que se produce una rotura total de los ligamentos, lo que lleva a un período de recuperación de 45 días o incluso más.

La fisioterapia puede ayudar a reducir el tiempo de recuperación en los esguinces de grado II y III, pero solamente a través de un tratamiento personalizado para cada caso en función del cuerpo y las particularidades de cada persona.

En función de cómo se produjo la lesión, cada esguince es diferente y, por tanto, no debe tratarse igual. Una rehabilitación adaptada a la casuística de cada persona y un correcto cuidado de las articulaciones son esenciales no solo para curar la lesión, sino para evitar que se vuelva a padecer.

¿Por qué se produce el dolor de pies por tacones?

El dolor de pies por el uso contínuo de zapatos de tacones es una molestia muy habitual. En muchos sectores es el calzado habitual de trabajo para las mujeres, lo que causa que deban llevarlos durante muchas horas. El uso continuado de tacones puede provocar dolores y problemas en las articulaciones y la columna, ya que el cuerpo reparte de una forma más desequilibrada el peso sobre las piernas.

A continuación explicamos algunos de los problemas que pueden provocar el uso continuado de tacones y otro tipo de calzado inadecuado:

Lesiones en los huesos de los pies

Si se usa a menudo zapatos de tacón con la punta estrecha el primer hueso metatarsiano del dedo pulgar puede terminar desviándose y superponiéndose al índice. Además, también puede provocar la aparición de los llamados “juanetes”, lo que causa molestias importantes, cambios estéticos e incluso puede generar la necesidad de un procedimiento quirúrgico para solucionar el problema.

Por otro lado, cuando los dedos de los pies, especialmente el meñique, está mucho tiempo flexionado, puede terminar deformándose e incluso puede acabar perdiendo la movilidad, algo que se conoce como la lesión de “dedo de martillo”. La zona del metatarso, los huesos más largos en la planta del pie, también pueden verse afectados por el uso de tacones, inflamándose y causando un fuerte dolor.

Desequilibrio corporal

Como comentábamos anteriormente, llevar tacones afecta al equilibrio de todo nuestro cuerpo, el cual busca siempre una forma de reequilibrarse cargando más peso sobre las rodillas o las vértebras lumbares. Esto, naturalmente, puede provocar problemas a medio y largo plazo no solo en las piernas y en los pies, sino en todo el cuerpo.

Mayor riesgo de lesiones de tobillo

El uso de tacones reduce la flexibilidad del tobillo. Esto provoca que tenga menor capacidad de reacción a los movimientos y sea más fácil que puedas sufrir un esguince o incluso fracturas.

Tratamientos relacionados

Preguntas frecuentes

Las lesiones más habituales en las piernas son el tirón y el desgarro muscular, la tendinitis, esguinces y rotura de ligamentos.

La causa de las lesiones en las piernas varía según la persona. Naturalmente, las personas que practican deporte están más expuestas a ellas, pero también pueden aparecer a causa de ropa o calzado inadecuado.

Si sufres molestias habitualmente cuando practicas deporte, es muy probable que tengas algún problema de pisada, postura o técnica que se puede solucionar con fisioterapia para eliminar el dolor.

Sí. Un calzado inadecuado no solo puede provocar dolor, molestias y lesiones en las piernas, sino que al soportar el peso de todo el cuerpo también puede ser causa de dolencias en otras zonas.

Los síntomas para detectar un desgarro muscular son inflamación, hinchazón en las piernas y una mayor sensibilidad, entre otros. Existen tres grados de desgarro muscular, por lo que cuanto mayor sea el grado de la dolencia, más patentes se harán los síntomas.

Por supuesto. La prevención de lesiones se consigue mediante la corrección de hábitos a través de ejercicios de fisioterapia específicos. Si quieres saber cuáles son los más adecuados para ti, visita a tu fisioterapeuta para que te haga un estudio completo y un diagnóstico eficaz.

Los esguinces de tobillo se producen cuando los ligamentos realizan un movimiento que excede su capacidad se sujetar la articulación. Esto puede provocar que se estiren más de lo debido o que se fracturen parcial o totalmente.

Sí. Como hemos comentado, el uso de un calzado inadecuado puede provocar lesiones en los pies, que son la base del cuerpo. En este sentido, se ven especialmente afectados los huesos de los dedos y de la planta.

Si estás siguiendo las indicaciones de los médicos pero no te recuperas de la lesión, es evidente que hay una causa oculta. Visita a tu fisioterapeuta para que te haga un estudio completo y descubra el origen del problema.

Las piernas de las mujeres embarazadas deben ir adaptándose progresivamente al aumento del peso que deben soportar, por lo que es habitual que se produzcan molestias en este proceso. Esto provoca agotamiento al caminar y, en otros casos, también la retención de líquidos.