Horario

Lunes - Viernes
9:00 - 20:00

PEDIR CITA

TE LLAMAMOS

Tratamiento de anomalías congénitas de bebés en Granada

Cura de anomalías congénitas en los más pequeños

Cuando nacen los pequeños, preocuparse constantemente por su bienestar es algo muy natural. Para que los papás y las mamás podáis estar tranquilos viendo a vuestro hijo crecer, queremos acompañaros en este proceso para ayudaros a comprender cómo lo está haciendo y solucionar a través de la fisioterapia cualquier anomalía que surja.

La fisioterapia para bebés ayuda a los pequeños a crecer correctamente tratando y previniendo problemas de desarrollo

Solicita tu cita

El desconocimiento sobre las anomalías en bebés genera mucha preocupación en los padres.

¿Por qué mi bebé llora tanto?

Hay muchos factores que pueden provocar un llanto intenso y continuado en los bebés, que en ocasiones es muy difícil de detener incluso cogiéndolo en brazos.

En muchas ocasiones los llantos de los bebés son algo habitual de lo que no hay que preocuparse, pero si notáis que estos son muy largos y se hacen presentes especialmente al final del día, debéis observar si se dan los siguientes factores:

  • Tiene problemas para dormirse
  • Tiene el vientre duro a pesar de no tener problemas gastrointestinales
  • Está inquieto, irritable y nervioso

Si notáis que vuestro bebé cumple alguno de estos factores, lo más recomendable es visitar a una fisioterapeuta especializada en pediatría, ya que es posible que tenga cólico del lactante.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es un trastorno que se suele dar en los primeros meses de vida. Se caracteriza por provocar un llanto intenso y continuado en el bebé.

Este proceso causa preocupación en los padres, pero se trata de un trastorno benigno y, por lo general, no tiene una larga duración. Normalmente desaparece en unos pocos meses, pero acudiendo a fisioterapia para bebés puede llegar a desaparecer en unas pocas semanas.

Naturalmente, los llantos largos, intensos o inconsolables no tienen por qué estar siempre debidos a cólicos. Hay otras causas que pueden provocarlos y contar con la ayuda de una fisioterapeuta especializada en pediatría te ayudará a detectar el problema y solucionarlo desde la raíz.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi bebé?

Lo primero es no preocuparse en exceso. Los cólicos del lactante son fenómenos totalmente naturales que terminan desapareciendo con el tiempo y estar tranquilos es una parte importante del tratamiento para que se vayan lo antes posible.

¿Qué recomiendan las fisioterapeutas especializadas en pediatría para tratar el cólico del lactante?

Masajear el vientre del bebé favorece la expulsión de los gases. Es importante que antes de aplicar esta técnica consultemos con un fisioterapeuta especializado en pediatría para que nos indique cómo debemos hacerlo.

Existe una postura “anticólicos” en la que el bebé se encuentra boca abajo en tus brazos. También puedes ponerlo en esta postura sobre tus piernas para que se relaje y descanse contigo.

Pasear en carro o en brazos también le ayudará a relajarse gracias al movimiento.

Tratamientos relacionados

Preguntas frecuentes

El llanto en los bebés es una forma natural de avisarnos de que necesitan algo. No debemos preocuparnos si este no es muy continuado, intenso o inconsolable.

Es normal que los bebés lloren mucho durante los primeros meses de vida, pero si notas que tu pequeño tiene llantos muy largos o intensos, consulta a tu pediatra. Naturalmente, debemos llevar a nuestro bebé al médico si presenta problemas respiratorios, diarrea, fiebre u otros trastornos evidentes.

El cólico del lactante es un trastorno que se suele dar en los primeros meses de vida. Se caracteriza por provocar un llanto intenso y continuado en el bebé que puede durar hasta tres horas.

El cólico del lactante es un trastorno benigno que no afecta a la salud del bebé. Desaparece en unos meses o en unas semanas con el tratamiento adecuado.

Las anomalías pueden darse por la condición genética del bebé, por causas ambientales, como exposición a enfermedades o productos químicos, o por una combinación de ambos factores.

Los bebés suelen presentar anomalías en las extremidades, como una posición extraña de brazos, piernas o dedos. También pueden existir anomalías en el corazón, médula espinal u otras partes del cuerpo.

Si crees que tu bebé puede tener algún tipo de trastorno o anomalía, llévalo al pediatra o consulta con un fisioterapeuta especializado.

Muchas anomalías se pueden paliar con un tratamiento temprano y adecuado. Cuanto antes se ataje el trastorno, menos problemas causará en el futuro.

Independientemente de cuándo detectemos la anomalía, es importante consultar con profesionales y tratarla para estudiar posibles soluciones.

La fisioterapia para bebés es positiva para ellos desde el nacimiento, ya que les ayuda a tener un crecimiento más saludable.